Su salario es sólo uno "gracias"
06 December 2006

Decía el escritor español Martín Descalzo que “no puede estar alegre quien se pasa la vida enroscado en sí mismo, dando vueltas y vueltas a las propias heridas y miserias, autocomplaciéndose. Lo está, en cambio, quien vive con los ojos bien abiertos a las maravillas del mundo que le rodea: la naturaleza, los rostros de sus vecinos, el gozo de trabajar.

Y, sobre todo, interesarse sinceramente por los demás”.

Este interesarse por los demás fue precisamente lo que dio origen al Día Internacional de los Voluntarios (DIV), como una oportunidad para personas y organizaciones de trabajar en proyectos y campañas, promoviendo sus contribuciones para el desarrollo económico y social.

El Día Internacional del Voluntariado para el Desarrollo Económico y Social fue decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 40/212 el 17 de diciembre de 1985. Desde entonces, los gobiernos, el sistema de Naciones Unidas y las organizaciones civiles se han unido de forma exitosa a los voluntarios de todo el mundo para celebrar este día el 5 de diciembre.

En México, el pasado 29 de noviembre, el ex presidente Vicente Fox entregó el Premio Nacional al Voluntario 2006, acto que fue celebrado en el salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial de Los Pinos. Seis personas y una organización recibieron el galardón: María del Socorro Martínez de Valadez, Juan Omar Páez Garza, Jorge Eduardo Ruiz Chávez, Cecilia Saviñón de Loría, Alejandro Fernández Montiel, Abel David Montero Montes y la Federación para la Reconstrucción de la Mixteca, AC.


Gestionó recursos para construir un albergue

María del Socorro Martínez Valadez nació en San Luis Potosí. Fue educada en una vida de voluntariado por su abuela Petrita. Esta historia de compromiso con los que más necesitan comenzó a los cinco años en San Vicente de Paúl, lugar en el que visitaba a la gente más humilde y ayudaba sirviendo alimentos. A los 12 años visitaba la sección infantil del Hospital Central en compañía de su abuela y llevaba ropa y juguetes para niños enfermos y de escasos recursos. Gestionó fondos para construir el albergue y el comedor del Hospital Central, que recibe a 120 personas diarias. Ahí se sirven más de cuatro mil 200 comidas mensuales.

Operaciones quirúrgicas a gente de bajos recursos

Juan Omar Páez Garza nació en Garza García, Nuevo León.
Como doctor, ha realizado jornadas quirúrgicas de catarata y estrabismo a personas de bajos recursos en Guanajuato y Chiapas, en coordinación con DIF estatales. Desde hace 20 años ha tratado integralmente a niños con parálisis cerebral y ha operado a 500 pacientes. Desde hace 17 años, en la ciudad de Monterrey, inició el programa de Bienestar Visual y ha beneficiado a 800 pacientes. Durante 16 años ha llevado a cabo campañas oftalmológicas en Guanajuato, en coordinación con el DIF estatal, con las que ha beneficiado a mil 350 personas. 

Proyectos para beneficiar a familias de comuneros

Jorge Eduardo Ruiz Chávez nació en Chiconcuac, Estado de México. Luego de formarse como ingeniero arquitecto, se integró al IPN en julio de 2004 para prestar su servicio social en comunidades vulnerables de nuestro país. Su entusiasmo le llevó a sobresalir dentro del equipo de brigadistas por la creación de tres proyectos de desarrollo ecoturístico en comunidades del Estado de México, logrando que el Municipio de Villa de Jilotzingo pusiera en marcha su desarrollo artesanal y ecológico, potencializando sus zonas naturales e integrando a la comunidad al trabajo. Con sus proyectos ha beneficiando a 120 familias de comuneros.

Por la Reconstrucción de la Mixteca

Después de casi tres años de gestión, la Federación para la Reconstrucción de la Mixteca AC logró obtener la autorización para la “modernización y ampliación a tipo C del camino Salitrillo-San Miguel Ixtapan, del kilómetro 0+000 al 8+700, del municipio de Petlalcingo, en Puebla”. El proyecto carretero consta de 76000 kilómetros aproximadamente. En 2005 continuó esta carretera, ahora por el lado del estado de Oaxaca, de la “modernización y ampliación del camino kilómetro 65+000(Hua-juapan de León-Tehuacán)-Trinidad Huaxtepec-Acaquizapan-Joluxtla-Cosoltepec-Tultitlán de Guadalcazar-San Miguel Ixtapam.

La Tía Ceci trabaja con niños en situación de calle

Cecilia Saviñón de Loría. Sus principios, ideales y entrega la han llevado a iniciar obras en beneficio de niños y jóvenes de muchas partes del mundo, especialmente en la ciudad de Querétaro, a la que llegó hace 55 años. Hace más de 40 años comparte sus experiencias con pequeños en situación de calle en los Hogares Providencia de Querétaro. La tía Ceci, como cariñosamente la llaman sus niños, se naturalizó mexicana, ya que nació en Roma, Italia. Su trayectoria en el servicio social inició en México en 1933, año en el que trabajó en los suburbios de la Ciudad de México. Por tres años se dedicó a apoyar y orientar a las familias de muy pocos recursos, simultáneamente fue un pilar muy importante para la fundación de una escuela primaria para niños sin recursos. De 1948 a 1995 participó a nivel directivo en diferentes proyectos para promover la cultura y apoyar a las personas más necesitadas en Campeche, Campeche. 
A sus 17 años Fundó una escuela para ciegos

Alejandro Fernández Montiel nació en San Luis Potosí. Desde los 12 años comenzó a hacer diferentes tipos de servicio social, dando catecismo, visitando asilos, etc. A los 14 años comenzó a prestar sus servicios con personas ciegas, al ver las situaciones tan difíciles por las que pasaban. Pensando en una mejor calidad de vida para estas personas, hizo una promesa a un niño ciego de siete años de que le haría una escuela para que pudiera vivir feliz y tener una mejor vida. Así, el 3 de octubre de 1997, con tan sólo 17 años, inició esta institución superando muchos problemas económicos y sociales. Muy poca gente creía en él, ya que pensaban que solo era un capricho; actualmente esta institución ocupa el segundo lugar a nivel nacional, con más de 60 alumnos, y el primero a nivel nacional que presta mayor número de servicios (22) para personas ciegas. Entre otros cargos, funge como director general de este instituto para ciegos.

Creó el Instituto de Excelencia Educativa en la Sierra Gorda

Abel David Montero Montes nació en Jalpan de Serra, en la Sierra Gorda de Querétaro. Huérfano de padre desde los nueve años, tuvo que trabajar desde muy joven. A los 17 años ya tenía a su cargo a 120 personas de una fábrica. Más tarde estableció su propia empresa de ropa de punto. Creyente de que la educación es una prioridad, desde los años setenta tuvo la inquietud de ayudar a niños con aptitudes sobresalientes y de escasos recursos económicos. Fue hasta el año 2000 cuando decidió cumplir su sueño al construir, inicialmente con recursos propios, el primer salón de clases de lo que llegaría a ser el Instituto de Excelencia Educativa, una escuela primaria diseñada para atender a niños y niñas de la Sierra Gorda, con una educación integral. Tiene su fábrica en el DF, pero cada semana viaja siete horas hasta Jalpan de Serra, Querétaro. Enseña y convive con los niños lunes y martes, y el mismo martes por la tarde regresa al Distrito Federal. 


© Excelsior


This page can found at: http://www.worldvolunteerweb.org/browse/countries/mexico/doc/su-salario-es-solo.html