World Volunteer Web Home  
Volunteerism worldwide: News, views & resources
  Home   About us   Contact us   Contribute   Search   Sitemap 
 
Interesa captar a los jubilados por su tiempo libre y experiencia
06 December 2004

Madrid: Hoy, Día Internacional del Voluntariado, ambos estiman que en la provincia hay unos 14.000 y 22.000 en toda la región. Sin embargo, adscritos a alguna de las 19 entidades que integran la Plataforma suman unos 5.000, siendo Cruz Roja, con el 66%, la asociación que más personas aporta, seguida de Cáritas.

Que sólo un tercio practique la ayuda a los demás por libre ocurre porque el colectivo de voluntarios en Extremadura aún no está articulado. Según un estudio reciente sobre voluntariado en Extremadura, el área más deficitariamente atendida por este colectivo son los ancianos, inmigrantes, gente sin hogar y drogadictos, mientras que un sector sobreatendido son las emergencias.

Organizar a estas personas para que su trabajo resulte más eficaz es uno de los fines de la Plataforma, que quiere dar un impulso a su labor en 2005. «Lo que significa llegar a todos los municipios y conseguir que aquellas personas que tienen inquietudes sepan encauzarlas hacia una entidad concreta. Lo habitual es ir a las más conocidas, pero cuando la persona conoce otros campos de actuación le interesan igual», explica Jesús Gumiel.

«De momento, la Plataforma de Mérida, que tiene carácter local, se integrará en la provincial. Después, en enero y febrero tendremos reuniones para intentar que surja la plataforma de la provincia de Cáceres, que ya no existe. Nos reuniremos con varias entidades cacereñas para que, por medio de una comisión gestora, arranque esta plataforma de manera que antes del verano podamos poner en marcha la plataforma regional», indica Gumiel.

La Plataforma del Voluntariado de la Provincia de Badajoz se financia con aportaciones de la Consejería de Bienestar Social de la Junta de Extremadura y tiene su sede en un local cedido de la Diputación Provincial en la calle María Auxiliadora de la capital pacense.

Además de sumar recursos para la divulgación de actividades y programas donde se necesitan voluntarios, hay dos aspectos clave en los que trabaja actualmente la Plataforma para el Voluntariado: formación y motivación. «Por ser voluntarios no podemos ser menos profesionales, de ahí la importancia de una preparación específica del voluntario», afirma Purificación Salas.

«El otro reto es que el voluntario que llega a una asociación con mucha energía no acabe desmotivado en poco tiempo, esto sucede porque a veces no hay grupos técnicos que orienten y dirijan adecuadamente la actividad de estas personas.», añade. «Todos somos voluntarios en potencia, sólo hace falta que alguien nos motive», declara Gumiel tras comentar el ejemplo de solidaridad masiva que se vio durante la riada ocurrida en Badajoz en 1997.

Entre las próximas actuaciones promovidas por la Plataforma figura un curso de un año de duración dirigido a 15 personas sobre dinamización del voluntariado financiado por el SEXPE (Servicio de Empleo de Extremadura).

Según el desarrollo

Según cuentan, en este contexto Extremadura está a la misma altura que el resto de España con la excepción de Cataluña, que va por delante al igual que los países del norte de Europa.

«El voluntariado tiene mucho que ver con tener resuelta la situación laboral. El nivel de desarrollo va parejo con las cifras de voluntariado, pues una vez resueltas las necesidades más esenciales y teniendo cierto nivel cultural, dedicarse a ayudar a los demás es más frecuente», dice Purificación, que tiene muy claro que «si la sociedad creyera realmente en la labor de los voluntarios habría más. Para ello es necesario una educación en valores impartida desde las aulas. Si eso ocurre el voluntariado siempre irá al alza, además de existir democracias reales. Actualmente hay tres niveles: de prestación, de reivindicación y de transformación del entorno injusto. Estamos en el primer nivel, pero creo sinceramente que el movimiento ciudadano será a la larga el movimiento que triunfe y ahora está empezando por donde otros sectores no pueden llegar, con los marginados y los excluidos». Un voluntario es una persona que dedica de forma altruista más de cuatro horas semanales a atender a un colectivo desfavorecido, según Jesús Gumiel. Hay leyes autonómicas y estatales que regulan esta figura en la sociedad, sujeta a derechos y deberes.

Respecto a cómo son los voluntarios aquí, el estudio sociológico del voluntariado en Extremadura más reciente es de 1999 y concluía que el grupo de edad que cuenta con más voluntarios es el de 18-29 años, con un 35,3% del total, mientras que los mayores de 65 años representan el 8,3%, siendo un colectivo que las asociaciones desean captar debido a su tiempo libre y experiencia. Del total de los voluntarios el 64% son mujeres y la mitad son personas solteras. En cuanto a situación laboral, en la grndes asociaciones los voluntarios tienen trabajos eventuales, pero en las pequeñas predominan los trabajadores fijos con un gran porcentaje de amas de casa y jubilados. En relación a los estudios cursados, en Cruz Roja y Cáritas, casi el 48% tiene estudios secundarios y más del 15% tiene estudios medios o superiores, porcentaje que se dobla en la asociaciones pequeñas.

Fuente: Hoy Digital