La Asociación Mexicana de Voluntarios, A.C. impulsa la Ley Federal del Servicio Voluntario
09 March 2005

Mexico City, Mexico: Ley Federal del Servicio Voluntario presentada ante el pleno de la Cámara de Diputados el 8 de marzo del 2005 por el diputado Jaime Miguel Moreno Garavilla.

Compañeras y compañeros legisladores:

¿Cuál deberá ser el grado de justicia, estímulo y reconocimiento que merece el trabajo que despliega el ser humano de buena voluntad para servir auténticamente a los demás? ¿Aquel que se aprecia junto a la cama de un enfermo en agonía o la de un anciano cuya única compañía es la de sus dorados recuerdos de pretéritas primaveras?

¿El trabajo de quienes remontan valles y veredas con el sol a plomo para llevar las primeras letras a los marginados? ¿El esfuerzo de quien pretende sacudir la conciencia del que tala nuestros bosques y con ello la vida de sus propios hijos? ¿El que logra rehabilitar a los adictos o reinsertar productivamente en la sociedad a quien delinque? ¿Al que lucha y promueve recursos contra el SIDA o contra el cáncer infantil? ¿A aquel que despliegan quienes establecen y organizan albergues y comedores para indigentes? ¿El que implica aquel trabajo que implica el riesgo de la vida misma en tareas de socorro alpino de rescate a víctimas en accidentes o de desastres naturales? ¿Cómo recompensar un trabajo de esta envergadura cuando el beneficio pudiera ser a favor de uno de nuestros hijos?

Por lo pronto, desde esta, la tribuna de la Nación, alentando la propuesta de registrar, ordenar, promover, estimular, dar certeza jurídica y elevar a rango de interés público a la figura del servicio voluntario; en ello se centra precisamente el propósito de la Ley Federal del Servicio Voluntario que hoy, en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 71 de nuestra Carta Magna, inicio ante ustedes.

Se trata de una iniciativa de la más pura y fiel expresión "participación ciudadana", propuesta formalmente en el Foro Permanente de Consulta Ciudadana, elaborada e impulsada por quienes integran la Asociación Mexicana de Voluntarios, Asociación Civil, así como por los miembros de Acción Afirmativa, Agrupación Política Nacional y avalada por 17 organizaciones más.

Cabe destacar aquí el esfuerzo, la dedicación y la entrega que para tal efecto ha venido realizando la señora María Teresa Alfaro de Calvo. En su inalterado texto, que es el que aquí se entrega, se recuerda que en los últimos años la sociedad ha contribuido notablemente al crecimiento registrado en México y en el mundo.

Así, la participación ciudadana, soporte angular de las democracias modernas, se ha convertido en factor real de desarrollo lo mismo por su volumen, cuanto por su diversificación.

En el pasado queden ya las soluciones a los grandes retos del desarrollo social, económico y político que únicamente solían buscarse en el Estado y en el mercado.

A partir de hoy se reconoce al servicio voluntario, y se le reconoce en efecto, de manera casi unánime, que las actividades del sector no lucrativo, como también suele reconocerse a las de la ciudadanía, se ubican en el corazón mismo de los procesos auténticos de desarrollo con calidad de vida.

Son así los hechos los que demuestran con claridad que la posibilidad de un desarrollo horizontal y sostenido de cada nación, está en función dependiente de su capital moral.

La fortaleza y calidad de sus nexos sociales es efectivamente la extensión de la confianza y la solidaridad, el nivel del compromiso de cada uno con los demás, más allá de los cálculos del mercado o más allá de los dictados de una ley.

Es en este marco precisamente que la Organización de las Naciones Unidas, ha establecido las líneas de redefinición del concepto del servicio voluntario. Y es un concepto cuya interpretación trata precisamente de explicar que han permeado a lo largo de los últimos años, todos sus efectos en la legislación específica de más de 30 países y en sus propias políticas públicas.

De esta forma el nuevo concepto del servicio voluntario, el que se recoge en esta iniciativa, incluye toda actividad realizada sin afán de lucro que tenga como propósito el desarrollo comunitario y social en cualesquiera de sus aspectos.

Se contempla la posibilidad de que el voluntario pueda ser económicamente compensado y fiscalmente estimulado. Antes se definía al voluntario como aquél cuyo desempeño no recibía ninguna contraprestación. Hoy, se reconoce con justicia también como voluntario, a aquél que en su servicio por la comunidad pueda recibir reembolsos de sus gastos y además, cuotas de subsistencia que permitan hacer su tarea con una compatibilidad sustentable. Sólo un criterio estrecho podía negarle al carácter de voluntarios el de la capacidad de sufragar desde su propio bolsillo, todas y cada una de las acciones que realiza para servir a los demás.

Se plantea así que se alcanzaría pues también con esta ley, un efecto en cascada en beneficio de la población que podría difícilmente de otra manera ser atendida con los solos recursos estatales. El ejemplo en el 2000, cuando a propósito de la iniciativa de la Organización de Naciones Unidas, más de 10 millones de voluntarios al servicio de la campaña de vacunación contra la poliomielitis, lograron la inmunización de 550 millones de niños. La propia Organización de Naciones Unidas estima que el valor de mercado de esta acción, supera a los 10 millones de dólares, cantidad que no hubiese estado al alcance ni de las organizaciones participantes y quizás de los estados, de los gobiernos que en ella intervinieron.

Esta iniciativa busca homologar criterios conceptuales con los que actualmente están en vigor en los escenarios internacionales, modernizando así el papel de los voluntarios en el desarrollo social.

Es por estas y muchas otras razones, compañeras y compañeros legisladores, que sería prolijo enunciar que al cumplir esta encomienda ciudadana que se me ha asignado, lo hago con la convicción de que al discutir y eventualmente enriquecer la presente iniciativa haciéndola concordar con la demás legislación vigente relacionada, incorporarían ustedes con su aprobación, una herramienta contemporánea de valor extraordinario por su potencialidad para ensanchar las puertas de una participación ciudadana, guiada por la solidaridad real y por un acendrado patriotismo fincado en la aplicación de los valores del ser humano para construir a diario, entre todos, un México y un mundo mejor para nuestros hijos sí, pero también para formar unos mejores hijos para nuestro México y legarlos así al mundo.

This page can found at: http://www.worldvolunteerweb.org/news-views/news/doc/la-asociacion-mexicana-de.html