Testimonio voluntario un techo para Chile
09 September 2004
by Antonio Serrano Reyes

Constantemente denunciamos la difícil situación en la que viven miles de chilenos porque creemos que la realidad de pobreza que viven tantas familias nos empobrece a todos como sociedad.

En seis años de trabajo, hemos logrado sacar a la luz pública la realidad de los campamentos y las necesidades de los pobladores para crear conciencia y motivar a la acción.

Gracias a la colaboración de todos, más de 23.500 voluntarios han construido 15.464 mediaguas a lo largo del país, demostrando a la sociedad y, en especial, a los pobladores de los campamentos, que el programa realiza acciones concretas para terminar con la extrema pobreza en Chile.

Así, gracias a la construcción de mediaguas, a la capacitación y formación, a los nuevos programas de intervención en campamentos y al apoyo en la formación de organizaciones comunitarias, “Un Techo para Chile” ofrece a los pobladores herramientas, esperanza y, sobre todo, la certeza de que es posible salir del círculo de pobreza en que están inmersos, demostrándoles que las oportunidades que existen en la sociedad también les pertenecen y, por lo tanto, las pueden aprovechar.

Pero todavía queda mucho por hacer. Mientras sigan existiendo miles de familias que viven en condiciones inhumanas, sin herramientas para poder salir de esta realidad, el programa redoblará sus esfuerzos para alcanzar su objetivo principal: contribuir a terminar con los campamentos en Chile, un desafío a largo plazo y que requiere del apoyo de toda la comunidad.

“Cuando se comienza a construir una casa en algún campamento, se ven caras de desconfianza en toda la familia. La alegría está presente, pero bajo un caparazón de dudas y misterios, como el no entender que manos jóvenes e inexpertas puedan levantar el hogar de una familia.

Cuando se pone el piso, son los niños los que más lo disfrutan, para ellos es algo nuevo, un lugar donde podrán dormir y jugar y que sienten que ellos construyeron pero, sin embargo, los adultos todavía no se convencen”.

“Después de pegar los paneles y poner el techo, la fiesta comienza… ha surgido un nuevo hogar. Uno regresa, tiempo después, años después y la confianza de esa gente nunca muere. Aunque en una principio sentían miedo, ahora nos muestran confianza, esperanza en la sociedad y en el futuro”.





This page can found at: http://www.worldvolunteerweb.org/news-views/volunteer-stories/doc/testimonio-voluntario-un-techo.html